domingo, 25 de octubre de 2015

Domingo 25 de octubre

Domingo de la 30ª semana del t.o. B

1. Abro el corazón a Dios.
Puede servir la repetición de alguna oración breve:
     "Gracias Señor porque estás siempre a mi lado",
     "Ayúdame a sentir tu cercanía",
     "Quiero estar contigo, Jesús".

2. Lectura del Evangelio. Escucho.
San Marcos 10, 46-52

En aquel tiempo, al salir Jesús de Jericó con sus discípulos y bastante gente, el ciego Bartimeo, el hijo de Timeo, estaba sentado al borde del camino, pidiendo limosna.  Al oír que era Jesús Nazareno, empezó a gritar: “Hijo de David, Jesús, ten compasión de mí.”
Muchos lo regañaban para que se callara.  Pero él gritaba más: “Hijo de David, ten compasión de mí.”
Jesús se detuvo y dijo: “Llamadlo.”
Llamaron al ciego, diciéndole: “Ánimo, levántate, que te llama.”
Soltó el manto, dio un salto y se acercó a Jesús.
Jesús le dijo: “¿Qué quieres que haga por ti?”
El ciego le contestó: “Maestro, que pueda ver.”
Jesús le dijo: “Anda, tu fe te ha curado.”
Y al momento recobró la vista y lo seguía por el camino.

3. Reflexiono y rezo. Respondo. 
¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

Bartimeo confía en Jesús, y expresa su fe con una oración preciosa que muchos han hecho suya. ¡Cuanto bien hace rezar, repitiendo una y otra vez las palabras del ciego: Jesús, ten compasión de mí”, como si fuera una jaculatoria o un mantra!

Jesús lo llamó y le hace una pregunta, tan sencilla como profunda, una pregunta que también nos dirige a nosotros: ¿Qué quieres que haga por ti?. Pensemos cuál va ser nuestra respuesta. Jesús quiere hacer algo por cada persona, por ti. ¿Sabemos de verdad lo que más necesitamos?

Finalmente se produce el milagro. El Maestro le devolvió la vista, diciéndole: “Anda, tu fe te ha salvado”. Que también nosotros tengamos una vista sana para ver en Dios al mejor padre, en cada persona, un hermano, y en las cosas, simplemente instrumentos que me ayuden a servir al prójimo y a dar gloria a Dios.

Aquí estoy, Señor,
como el ciego al borde del camino
–cansado, triste, aburrido,
sudoroso y polvoriento,
sin claridad y sin horizonte-;
mendigo por necesidad y oficio.

Aquí estoy, Señor,
en mi sitio de siempre pidiendo limosna,
sintiendo que se me escapa la vida,
el tiempo y los sueños de la infancia;
pero me queda la voz y la palabra

Pasas a mi lado y no te veo.
Tengo los ojos cerrados a la luz.
Costumbre, dolor, desaliento...
Sobre ellos han crecido duras escamas
que me impiden verte.

Pero al sentir tus pasos,
al oír tu voz inconfundible,
todo mi ser se estremece
como si un manantial brotara dentro de mí.

Te busco,
te deseo,
te necesito
para atravesar las calles de la vida
y andar por los caminos del mundo
sin perderme.

¡Ah, qué pregunta la tuya!
¿Qué desea un ciego sino ver?
¡Que vea, Señor!
Que vea, Señor, tus sendas.
Que vea, Señor, los caminos de la vida.
Que vea, Señor, ante todo, tu rostro,
tus ojos,
tu corazón.

Florentino Ulibarri

4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario