jueves, 21 de abril de 2016

Jueves 21 de abril

Jueves de la 4ª semana de Pascua

1. Abro el corazón a Dios.
Puede servir la repetición de alguna oración breve:
     "Gracias Señor porque estás siempre a mi lado",
     "Ayúdame a sentir tu cercanía",
     "Quiero estar contigo, Jesús".

2. Lectura del Evangelio. Escucho.
San Juan 13,16-20

Cuando Jesús acabó de lavar los pies a sus discípulos, les dijo: "Os aseguro, el criado no es más que su amo, ni el enviado es más que el que lo envía. Puesto que sabéis esto, dichosos vosotros si lo ponéis en práctica. No lo digo por todos vosotros; yo sé bien a quiénes he elegido, pero tiene que cumplirse la Escritura: "El que compartía mi pan me ha traicionado." Os lo digo ahora, antes de que suceda, para que cuando suceda creáis que yo soy. Os lo aseguro: El que recibe a mi enviado me recibe a mí; y el que a mí me recibe, recibe al que me ha enviado."

3. Reflexiono y rezo. Respondo. 
¿Qué me quieres decir, Señor? ¿Cómo puedo hacer realidad este evangelio en mi vida?

Hemos leído muchas veces el Evangelio, hemos participado en muchas Eucaristías! Incluso hemos leído libros de teología... ¡Cuantas cosas sabemos de Jesús!  A nosotros también nos dice Jesús: “puesto que sabéis esto, dichosos vosotros si lo ponéis en práctica”. La Palabra de Dios no puede salvarnos, no puede hacernos felices, si nos contentamos con escucharla, con conocerla.

Jesús, Hijo de Dios, hermano nuestro,
nos has revelado tu secreto.
Podemos ser felices y libres, como Tú.

Tú nos aseguras que seremos felices y libres
si las riquezas no nos atan,
si sabemos compartir con los demás,
si aguantamos las ofensas sin vengarnos,
si sentimos en nosotros las desgracias ajenas,
si buscamos la justicia por encima de nuestros intereses,
si tratamos de comprender y perdonar,
si nuestra mirada y nuestro corazón son limpios,
si ponemos paz a nuestro alrededor,
si lavamos los pies y servimos a los hermanos,
si acogemos el amor de Padre como el mejor regalo.

Jesús, tu mensaje es sencillo,
pero nos cuesta mucho ponerlo en práctica.
Por eso, te pedimos ayuda.
Lo que nosotros no podemos
que tu Espíritu lo realice en nosotros
para que cada día seamos más  felices y libres
como Tú y siempre contigo. Amén.


¿Qué recibiremos si ponemos en práctica lo que Jesús nos ha enseñado con sus palabras y obras? Lo mismo que Jesús recibió, porque el siervo no más que su señor: algunos nos traicionaran, nos harán sufrir; otros nos escucharán y nos llenarán el corazón de amor y gratitud... y Dios Padre nos dará en esta tierra el ciento por uno y después vida eterna.
            “Señor, enséñanos a encajar traiciones y cruces”
            “Gracias por las personas que nos acogen con amor”
            “Señor, sabemos que no te dejas ganar en generosidad. Gracias”
            “Perdona y cura nuestra falta de voluntad para vivir como Tú”

4. Termino la oración   
Doy gracias a Dios por su compañía, por sus enseñanzas, por su fuerza...
     Le pido que me ayude a vivir de acuerdo con el Evangelio
     Me despido rezando el Padre Nuestro u otra oración espontánea o ya hecha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario